0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Del mismo modo que rechazo invitaciones a reuniones que sé que me aburrirán, con una sonrisa de disculpa en el rostro que intenta dulcificar mi negativa, a las que corresponden a actos que me superan, en los que intuyo que no estaré a la altura, ofuscado, mi respuesta suele ser seca, casi cortante. Como si la ausencia de cortesía fuese a estar justificada por nuestra fragilidad.

Carlos Cachón

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>