1

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Puesto que por corrección y para evitarse problemas todos se cuidan muy mucho de expresar lo que piensan, los que escribimos disponemos de un amplio margen para hablar de las cosas tal como son.

Carlos Cachón

0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Se llaman medios de izquierda, se centran en combatir y denunciar las desigualdades sociales y luego, una y otra vez, sus esfuerzos se concentran en privatizar el ocio, en alejar del acceso público los bienes de entretenimiento con los que se garantizan su sustento.

Carlos Cachón

0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

En una exposición veo un croquis inicial de la villa Savoie, en el que el recorrido que nos conduce desde la entrada hasta la ventana del solárium abierta al paisaje, a través de su emblemática rampa, está exagerado mediante una especie de puente que se proyecta desde la casa y te deposita prácticamente en el bosque, revelando cuál era la intención exacta de Le Corbusier. Y me reafirmo en la importancia de estudiar los esbozos iniciales de los arquitectos para conocer sus propósitos. Luego, en otro rápido vistazo al dibujo, me doy cuenta de la “sagacidad” de mi anterior reflexión. No se trata de un esquema de la villa Savoie sino de otro proyecto.

Carlos Cachón

0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

En la plaza más céntrica de la ciudad de repente me paran y me preguntan por la Catedral, que sólo se encuentra a un par de calles. Es un buen ejemplo de cómo funciona mi mente. Enclaustrado en mis pensamientos súbitamente me veo obligado a enfrentarme a la realidad y trato de salir de mi bruma. ¿Hay una o dos catedrales en la ciudad? ¿Cuál es la que buscaría un turista? ¿Estoy en el centro de la ciudad o en uno de sus extremos? Tras unos largos segundos de incertidumbre logro situarme y les hago las indicaciones oportunas. Nada comparable, sin embargo, al día que me preguntaron por el mercado más emblemático de la ciudad, visita obligada para extranjeros, y yo los envié a otro diferente, realizado por un arquitecto del cual había sido alumno, próximo pero justo en la dirección opuesta para, cuando me di cuenta de mi error, ya no tener ocasión de advertirles de mi desliz.

Carlos Cachón