0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Carlos Cachón

·

Es fácil, cuando las cosas van mal, refugiarse en quien perdimos, pensar que, a pesar de los conflictos, el que estuvo a nuestro lado nos comprendió mejor que nadie, que nada del presente merece la pena frente a esa idea del pasado que nos acoge, nos mantiene abrigados. Aunque habitualmente no suele tratarse más que de una ilusión. Una relación, se rompe precisamente por falta de entendimiento. Pero una vez que la contienda ha quedado atrás no cuesta engañarse, instalarse en la comodidad de pensar que existía una comunión que, ni las viejas hostilidades ni la evidencia de los hechos, puede borrar. Claro que, ¿a quién se le puede culpar por agarrarse a una plácida mentira que ofrece reposo?