0

Gilles Lipovetsky

Pensar libremente no es decir cualquier cosa

Gilles Lipovetsky - Pensar libremente no es decir cualquier cosa

+ Espacio Fundación Telefónica Madrid

En este vídeo, Gilles Lipovetsky reflexiona sobre la importancia del pensamiento crítico en la sociedad actual. “Es el derecho que tenemos a pensar por nosotros mismos”, asegura. Lipovetsky analiza fenómenos como las ‘fake news’ o las supersticiones. “Nunca hay que contentarse con una sola fuente de información”, recalca. El erudito francés emplaza a la escuela a impartir formación en redes sociales. “Tenemos que desarrollar el escepticismo, no como objetivo, sino como medio”, concluye.
_

 

Conferencia del filósofo francés con motivo de su visita a España en colaboración con el Instituto de Empresa.

Gilles Lipovetsky está considerado uno de los filósofos y sociólogos más trascendentes del cambio de siglo. Su análisis del concepto de la posmodernidad resulta especialmente interesante por la introducción necesaria del factor de la transformación digital en la que nos hallamos inmersos en la actualidad.

Los ensayos de Lipovetsky se han convertido en referencia necesaria para entender la sociedad actual, marcada por una capacidad de acción y una libertad nunca vista en la historia de la humanidad, donde el desarrollo tecnológico tiene un papel clave; sin embargo, mientras aumentaba nuestra capacidad de acción, el cuestionamiento de las estructuras y pensamiento tradicionales ha provocado que el ser humano sea más frágil que nunca. A partir de esta paradoja, el filósofo ha desarrollado su concepto sobre la Ligereza. Esta situación afectaría a todos los aspectos de nuestra vida: la política, la tecnología o las relaciones personales.

La última modernidad ha desencadenado una revolución liberadora que sin embargo presenta una doble cara: por un lado se caracteriza por la búsqueda y el cultivo de la libertad individual, la comodidad, la indiferencia, lo cool, la relajación interior. Pero por otro tiene contrapartidas peligrosas. Los individuos necesitan sentirse libres, pero también quieren establecer vínculos. El resultado de esta tensión es una angustia que no cesa.