0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Carlos Cachón

 

·

La reducción icónica a signo, la conversión de seres de carne y hueso en nombres, placas, efigies presidiendo todo tipo de lugares, no sólo tiene el paradójico efecto de transformarlos en imágenes huecas, de las que poco a poco el significado se va desprendiendo, de hacer olvidar lo que se pretendía rememorar, de borrar las virtudes que les proporcionaron relevancia sino también sus vicios. Así, cuando con el progreso, con el cambio de perspectiva, se descubre que quienes antes eran héroes hoy son criminales, nosotros, ignorantes, desconociendo sus hazañas, quizás hasta su nombre, podemos pasar a su lado con un rutinario gesto de aprobación.