0

HArquitectes

house 1311. Castelldefels

H-.-house-1311.-Castelldefels-0

H Arquitectes . photos: © Adrià Goula

A Peruvian Pepper. At one side of the plot, there was a splendorous evergreen tree. Nearby, the border wall to one of the neighbours was fully covered by a bougainvillea and other climbing plants created a very pleasant corner, the only preserved space of an old kindergarten. In this same area, there was another tree, several bushes and a little palm tree.
_

 

The rest of the plot was almost desert except for some vegetation coming from the neighbours. We are located in a low density neighbourhood, next to the centre of Castelldefels, where the majority of the constructions are much older and have developed leafy gardens. The intervention tries to encourage the existing elements such as fences and bordering vegetation, including some bushes, climbing plants and a Peruvian Pepper, located in the south-East half of the plot. The house is organized in relation to this perimeter, around the wonderful Pepper and building only in one floor, always being above the tree, at a human scale. The garden embraces the house becoming part of it.

Therefore, the organization of the house stablishes the relationship with the garden. The predominance of the Pepper and other neighbour evergreen trees, excessively protect the house from the solar radiation during the winter. After analysing the solar incidence, we concluded that the best option was to get the radiation through the roof. Just like that, appeared the two main characteristic spaces of the house: the living room and the studio. Due to the punctual inclination of the roof with large windows, giving natural sunlight during the winter and cross ventilation during the summer.

Those spaces, apart from its bioclimatic potential, are the ones that organize the rest of the house, determining the circulations and relationships between the spaces. Around the living room and the fireplace, are the kitchen, a bathroom, and the piano room. Whereas around the studio, are the rooms and a second bathroom. From those central spaces, we can get a visual connection with the exterior through the roof or through the satellite rooms creating a sequence of different qualities and light intensities, filtering the perception from the interior to the exterior. Those factors change during the day, giving each space its own richness and personality. The rotation of one of the rooms, interrupts the continuity of the façade, breaks the patio sequence and allows the access to the garden inside the house. The entrance of the house, the transition between the inside and the outside, patio and hall at the same time. A place with a special identity, opposed to the materiality and proportions of the rest of the rooms. The central spaces, the living room and the studio, share the same finish as the façade, whereas the rooms and the kitchen are more conventional and continuous. The double-cross organization of the building, apart from making possible a centrality of the main spaces, reinforces the independency of each room so that each one of them develops a different relationship with the garden. The disunited form, resulting in a large façade, makes each room to be almost a single box inside the garden. From the exterior, the fragmented garden is also divided in several single green spaces, like a second house. In fact, this second house, is the best of both: between the walls and the boxes, under the shadow of the Pepper. As if the whole house should be at its mercy. The thick box-walls solve in one action the structure and the thermic behaviour; we cannot make a difference between the façade, the structure or the interior divisions.

One wall, being bended and unbended, creating the distributions of the house with a single trace of a ceramic light brick (Poroton-Planziegel T-10, de Wienerberger) 30cm thick giving great thermic results. The simplicity of the solution allows a passive regulation of the hygrometric exchange between the interior and the exterior, as a guarantee of the levels of comfort around the year. The wall is organized horizontally, so that a lighter brick is used in the areas where the thermic needs are not so severe. Above this wall, the roof is flat, only interrupted by the inclination in the central spaces with a light materiality, which on the other hand, covers those spaces with a strong concrete protection. The finish with a slight reflection, acts as a better diffusion of the natural light, and shows the green of the exterior vegetation, reaching a certain dematerialization of the roof, giving a presence of the big tree to the interior of the house.

 Un pimentero. En uno de los lados de la parcela había un árbol muy grande, muy bonito, de hoja perenne. Cerca, la valla con uno de los vecinos estaba totalmente cubierta por una gran buganvilia y por otras variedades de enredaderas, un Rincón muy agradable y con mucho carácter, la única parte preservada del jardín de una Antigua guardería. En aquella misma zona, también había otro árbol, diferentes arbustos i una pequeña palmera. En el resto de la parcela, casi no quedaba nada pero disfrutaba de algunos árboles que asomaban por detrás de las parcelas vecinas.  La parcela está situada en un barrio de baja densidad, próximo al centro de Castelldefels, dónde la mayoría de las construcciones vecinas tienen bastantes años y por tanto, se han ido consolidando jardines con mucha vegetación.  La propuesta intenta aprovechar y potenciar los elementos preexistentes a la parcela como las cercas divisorias con los vecinos, las diferentes especies vegetales perimetrales, enredaderas, grupos de plantes arbustivas y sobretodo un gran árboles, el falso pimentero, que está ubicado en la mitad Sureste de al parcela.  La casa se articula en relación a estas preexistencias perimetrales y especialmente, alrededor del gran pimentero, desarrollándose únicamente en planta baja intentando no competir con la altura del pimentero, para estar siempre por debajo en una relación de escala humana y a su vez, buscando siempre una relación directa y franca con el jardín y su perímetro.  Un jardín que, en lugar de ser un añadido de la casa, pasa a rodearla i a ser parte integral de la experiencia, intentando lograr que el jardín y la casa formen un único conjunto. Así, la organización de la casa tiene mucho que ver con el tipo de relación que cada parte establece con el jardín.  La importante presencia del pimentero y algunos otros árboles situados en parcelas vecinas, todos ellos de hoja perenne, crean mucha sombra sobre la parcela quedando demasiado protegida del sol en invierno. Después de analizar la incidencia del sol directo sobre la casa, se identificó que era difícil capturar suficiente radiación a través de la fachada, por lo que se optó por captar la radiación solar por la cubierta. De esta necesidad surgieron los dos espacios más singulares de la casa: el comedor y el estudio que, gracias a la inclinación puntual y direccionada de la cubierta, configuran unos ámbitos más altos, coronados por unas grandes vidrieras superiores que permiten captar luz natural, radiación solar en invierno y, crear sombra y ventilación en verano.  Desde estos espacios nos podemos relacionar visualmente con el exterior por la cubierta o indirectamente a través de las otras piezas creando secuencias de diferentes cualidades e intensidades de luz que matizan y degradan el paso de dentro a fuera, y que a lo largo del día, y según la incidencia solar, van singularizando alternativamente las habitaciones favoreciendo así la diversidad de ambientes.
Estos espacios, además de su potencial bioclimático, son los que estructuran todos los otros, organizando las circulaciones y estableciendo relaciones más complejas entre ellos. Alrededor del comedor y de la chimenea se agrupan la cocina, el lavadero, un baño y la habitación del piano; mientras que rodeando el estudio se concentran las habitaciones y un segundo baño. Gracias a la rotación de una de las piezas aparece una grieta que interrumpe la continuidad de la fachada, rompe con el sistema de patios centrales y permite al jardín entrar dentro la casa. ES a través de estas interrupciones que se accedí y por lo tanto, los espacios centrales se convierten en espacios de transición entre el interior y el exterior, patios y recibidores al mismo tiempo. Este giro, la abundancia de luz natural que entra por los lucernarios superiores sumado al pavimento cerámico más tosco y natural, acaba de dar una atmósfera más de exterior, de patio o de extensión del jardín en lugar de las otras habitaciones que son más convencionales, tanto por sus proporciones como por el tratamiento de la luz y acabados. El comedor y el estudio conservan acabados y texturas de la fachada y por lo tanto, a pesar de ser interiores nos recuerdan o transportan al exterior, mientras que en las habitaciones perimetrales todos los acabados son revestimientos continuos mucho más propios de un interior. La organización en doble cruz del edificio, además de posibilitar la centralidad de los espacios principales sirve para reforzar la autonomía de cada pieza respecto al conjunto de la casa, de manera que todos los espacios establecen una relación muy generosa y particular con el jardín. Su disposición poco compacta, con mucha fachada, convierte las habitacions en cajas rodeadas de jardín, al mismo tiempo que las rodea separa unes respecto las otras y únicamente se comunicant entre llas a través de los espacios centrales, que por sus características bioclimáticas, en muchos momentos se comportan como una extensión interior del jardín.
Desde el exterior la disposición en cruz consigue fragmentar el jardín perimetral en espacios más acotados y más recogidos como si fueran piezas exteriores. Los espacios que resultan de la tensión entre la geometría de la casa su el perímetro de la parcela son como una segunda casa en el exterior. De hecho, el mayor espacio de la casa se encuentra fuera de ella, en el exterior, entre los muros de las cajas y debajo la gran copa del árbol existente, como si toda la casa se hubiera sometido al árbol y su sombra. Los muros que configuran las cajas on siempre gruesos porque resuelven en una única capa la estructura del edificio y su comportamiento térmico de manera que no podemos diferenciar las fachadas de la estructura de los cerramientos interiores. Es un único muro que se va plegando y desplegando creando la distribución a partir de una misma solución constructiva.
Un muro suficientemente grueso para ser autoestable, suficientemente denso para suportar los forjados pero a la vez, suficientemente ligero para ser el aislamiento térmico de la casa. Una solución mono-hoja, a partir de una pieza de bloque cerámico de arcilla aligerada (Poroton-Planziegel T-10, de Wienerberger) de 30 cm. de grueso que tiene una transmitancia térmica muy baja, y a su vez, dota a la casa de mucha inercia térmica. La combinación de aislamiento y inercia térmica en una misma capa permite regular y optimizar de manera pasiva el intercambio higrotérmico entre el interior y el exterior y garantiza unos niveles de confort muy altas durante todo el año. El muro se organiza por franjas horizontales, en aquellas zonas donde las exigencias térmicas no son tan estrictas, combinando diferentes modelos de bloque de arcilla aligerada más económica para ir respondiendo caso por caso a los diferentes requerimientos constructivas a partir de sus formatos y sus propiedades térmicas y portantes. Por encima de este muro la cubierta es plana y únicamente sobresalen las cubiertas de los espacios centrales que se inclinan y desmarcando de la estructura muraria con una materialidad exterior muy ligera, propia de un lucernario, y que por contra, cobren el espacio interior con una losa de hormigón pesada, con mucha inercia térmica que acentúa la ligereza de los cerramientos practicables del lucernario. El acabado, un poco reflejado en la losa, consigue una mayor difusión de la luz natural a la vez que en determinados momentos refleja el verde de la vegetación exterior logrando una cierta desmaterialización de la cubierta y haciendo más presente el gran árbol en el interior de la casa.