0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Nuestro carácter envidioso nos obliga a fijar la vista en quien alcanza la cima. Esa por la que suspiramos… Poco importa que, con frecuencia después, el desconocido acabe también en lo más profundo del valle. Para entonces nosotros seguiremos concentrados en codiciar la posición de quien en ese momento acabe de hollarla.

Carlos Cachón

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>