0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

El mismo que critica con frecuencia los rascacielos de firma que rompen la armonía de la ciudad –hay que decir en su descargo que si son antiguos, pongamos de más de 50 años, y rematadamente feos, no pone reparos- escribe un artículo elogiando la conservación de la cáscara de una antigua central eléctrica, igual de mastodóntica. Así son algunos, dispuestos a disculpar a los objetos siempre que sean añejos, abrazando lo gigantesco siempre que sea hueco, que tenga apariencia y no interior, mientras se trate de mera forma sin contenido -acaso la memoria es otra cosa-.

Carlos Cachón

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>