0

o_obradoiro

CHIC & CHEAP . Noia

DCIM101GOPRO

o_obradoiro arquitectos (Martín Insua Calvo + José Barreiro Carreño)

El encargo del proyecto fue realizado por el Excmo. Ayuntamiento de Noia, concretamente por el alcalde D. Rafael García Guerrero con un presupuesto máximo de 165.000€ para una superficie de 3.500 metros cuadrados.

 

Cabe destacar que la mayor parte de los habitantes de este barrio son marineros que tienen como fuente principal de ingresos actividades pesqueras y marisqueras y sus casas están pintadas del color excedente de la pintura de los barcos para que, al volver sus casas, puedan identificar su vivienda de lejos.
_

Inicialmente, el barrio se concibió cómo dos manzanas de viviendas unifamiliares pareadas con un patio trasero individual adscrito que tenía salida a un corredor central común. Estos patios eran el principal escenario de la vida de los residentes, que por su trabajo, empleaban la vivienda únicamente para dormir, lo que explica las reducidas dimensiones de los espacios interiores. En los últimos años esto cambió, los usuarios precisan de unos espacios más grandes que puedan albergar un programa que responda a sus necesidades actuales; de este modo, las viviendas crecieron hasta ocupar por completo los patios traseros eliminando, consecuentemente, los espacios exteriores de relación vecinal.

El espacio de actuación lo conforman dos manzanas compuestas por edificaciones de bajo+1 dedicadas a viviendas sociales. En este ámbito se combinan zonas de paso con espacios de estar.

Originalmente, la urbanización se resolvió siguiendo la tipología que separa el espacio peatonal del espacio rodado. De este modo, la sección de las calles se define por dos franjas peatonales en los extremos, resueltas con loseta hidráulica gris, y una central de asfalto dedicada al tránsito de los vehículos y su estacionamiento.

Destaca la cercanía con respeto al corazón del barrio, la plaza peatonal de mayor dinamismo: el crucero de Barro.

Mediante este proyecto, se pretende mejorar el espacio que rodea las viviendas sociales de Barro realizadas al amparo de la ley de casas baratas de 1911. Para esto, se planteará una sección de calle alternativa que ponga en valor este conjunto arquitectónico, dando prioridad al uso peatonal frente al rodado. La solución adoptada materializa esta idea empleando dos materiales diferentes, resaltando, al mismo tiempo, la morfología y riqueza estética de las viviendas que refleja la componente social de un barrio marinero.

El proyecto consiste en la creación de una plataforma a un mismo nivel, en la cual se diferencian los usos mediante la utilización de distintos materiales que componen el pavimento. Esta plataforma rodeará a las viviendas sociales y reflejará en el suelo el orden y el ritmo del barrio que viene dado por las crujías de las viviendas, dotando al conjunto de un mismo rigor y criterio.

Para la ejecución de esta actuación se llevó a cabo la demolición de las aceras del lado de las viviendas sociales, así como del asfalto existente en los 3.40 metros contiguos a las mismas, con la finalidad de crear un paramento horizontal sin escalones que se pavimentó con hormigón de colores alrededor de las viviendas sociales y un perímetro de unos 2,40 metros de asfalto, renovando previamente las instalación de evacuación de pluviales de las calles afectadas.

Se potenciaron los espacios de estar mediante mobiliario que responde a la crujía reguladora del proyecto y alcorques para plantar árboles en lugares puntuales.

Finalmente, se equipó el proyecto con luminarias que se correspondían con las que allí se encontraban inicialmente, como eran las farolas de pared en cada casa y, de acuerdo con la “Ley 52/2007 de Memoria Histórica”, se modificaron los rótulos de las calles por otros más acordes con la nueva actuación.

También se resolvió el problema de las redes de saneamiento, debido a que la nueva red separa las aguas pluviales de las residuales, frente al uso mixto que había antes, canalizando las pluviales de las cubiertas, eliminando, de esta forma, los problemas de inundaciones que se venían produciendo hasta el momento.

En definitiva, se trataba de reducir el espacio dedicado a los vehículos para volver a poner a la disposición de los residentes unos espacios exteriores que puedan usar a título individual por cada familia en el espacio inmediato a cada vivienda, o a título colectivo por el vecindario en las dos plazas creadas en los testeros de las manzanas y en los corredores centrales que comparten, recuperando la esencia y el carácter original del barrio.
_

“CHIC & CHEAP”, mejora del entorno de las viviendas sociales de Barro, en Noia (A Coruña)- promovida por el Concello de Noia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>