0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Esperamos recibir el cariño de los demás como consecuencia de nuestro trabajo. En principio esa es nuestra principal motivación, hacer algo correcto, recibir aprobación por ello. Luego nos damos cuenta de que, para mantener nuestros principios, en más de una ocasión debemos hacer afirmaciones que molestan. Lo que en no pocas ocasiones provoca que renieguen de nosotros. En un momento determinado comprendemos que ese el lugar correcto, en el que definitivamente nos encontramos cómodos. Decir lo que pensamos. Ser odiados. Odiar.

Carlos Cachón