0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

La norma advierte que cualquier dietario debería rehuir lo banal y lo impúdico. Pero, ¿no es justo eso, lo banal y lo impúdico, lo que confiere valor a la escritura? Cuando los razonamientos se aproximan lo suficiente a lo superfluo como para rozar la realidad, cuando lo que anotamos se vuelve tan impúdico que manifiesta lo que siempre callamos, lo que verdaderamente pensamos.

Carlos Cachón

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>