0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

La paradoja del solitario retraído es la de verse condenado a su situación porque las rutinas que le permitirían superar su colapso implican llevar a la práctica el único acto que no es capaz de asumir: exponer su soledad en público.

Carlos Cachón

0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Periódicamente aparecía en sus sueños lo que, una vez despierto, le impedía apartarla de su mente. Sólo dormir de nuevo, la experiencia se lo había enseñado, lograba liberarlo. Hasta que transcurridos los meses, o las semanas, nunca era previsible, otra pesadilla se la acercaba de nuevo.

Carlos Cachón

0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Podrían distinguirse tres tipos de escritores según el uso que hacen de la cita. El erudito, con una vasta cultura, que es capaz de apoyar sus argumentos con préstamos de todas las procedencias; siempre una cita para cada argumento. El falsario, inevitablemente una diferente preparada específicamente para apoyar sus palabras, extraída con frecuencia de lo que leyó la noche anterior; siempre un argumento para cada cita. Y el obsesivo, que aunque conozca más, sólo recurre a dos que son capitales para él y que exprime hasta extraerles todo el jugo que puedan dar, agotando cualquier resquicio porque construyen todo su mundo; siempre una cita.

Carlos Cachón

0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Adorno y Richter, puestos uno al lado del otro, parecen decirnos que después de haber estado expuestos a injusticias y daños, sólo es posible reconciliarse con la realidad, en contra de lo que se podría concluir inicial y apresuradamente de las palabras del primero, a través de una mirada borrosa, desenfocada, fragmentada, incompleta. Y esa mirada seguramente es la del arte.

Carlos Cachón