0

Enric Llorach

EN EL FILO DE LA NAVAJA

PORTADAENELFILO

+ Ediciones Asimétricas

En el filo de la navaja es un libro hecho de afectos, sobre todo del apego a los objetos —a determinados objetos— y a sus imágenes. A fin de revisar episodios en los que el arte y la arquitectura se entremezclan con especial intensidad, Enric Llorach acude a la figura del anacronismo como herramienta de aproximación y análisis. Concepto rescatado por George Didi-Huberman para la escritura de la historia, el anacronismo refiere la intrusión de una época en otra, y entre las consecuencias de su puesta en valor se encuentra la legitimación de toda aquella subjetividad que media entre la realidad y su interpretación, entre ellas la memoria y el montaje. Una vez admitido el anacronismo, la verdad como tal -en su acepción más racional y autorizada- deja de tener primacía y en su lugar se abre paso una invitación al diálogo. Continue reading Enric Llorach

0

Herzog & de Meuron

Engañosas transparencias | Observaciones y reflexiones suscitadas por una visita a la casa Farnsworth

Herzog & de Meuron . Engañosas transparencias (1)

+ GG

La obra de los arquitectos Herzog & de Meuron es por todos conocida y ha sido ampliamente publicada en numerosas monografías y revistas. Sin embargo, rara vez los arquitectos se han prodigado con la escritura. Engañosas transparencias es el primer libro de ensayo escrito por los arquitectos suizos, quienes, después de una visita a la casa Farnsworth de Mies van der Rohe, abordan el tema de la transparencia como forma de expresión en la arquitectura y en el arte, esforzándose por entender las intenciones y las opiniones que ocultan los más importantes arquitectos y artistas. Continue reading Herzog & de Meuron

0

Llàtzer Moix

Queríamos un Calatrava

Llàtzer Moix . Queríamos un Calatrava

Editorial Anagrama . + leer un capítulo en La Vanguardia

"Estamos satisfechos con el resultado del monumento de Caja Madrid. Pero, en mi opinión personal, si hubiera que volver a empezar, Calatrava sería la última persona a la que le encargaría la obra –sostiene un responsable de la entidad–. Porque una cosa es el Calatrava artista, que se cree Miguel Ángel Buonarroti, y otra cosa es el Calatrava gestor de su empresa. Negociar un contrato con él o con sus asistentes es una ­pesadilla. Te cuecen a fuego lento, exigen porcentajes elevadísimos, tratan de incluir en el articulado partidas genéricas abusivas, sin justificación, y parecen practicar de continuo la mala fe precontractual. Las genialidades de Calatrava pueden dejar temblando la cartera mejor provista."_

Continue reading Llàtzer Moix