0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Las melenas impolutas, que no desentonarían en un salón occidental, tras prudentes velos y que caracterizan a las mujeres de las clases pudientes de Teherán, explican bien cómo funcionan nuestras sociedades. No son las revoluciones, fáciles de sofocar, las que derriban a las instituciones represivas y moralistas. Un día un mechón. Otro día un toque de maquillaje. Es lo cotidiano lo que, con su incontenible presión diaria, acaba barriendo toda clase de poderes, que ante semejante enemigo poco pueden hacer. O deshacerse de sus súbditos, en su totalidad, o acatar sus inclinaciones.

Carlos Cachón

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>