0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Uno sólo puede aceptar el rol de moralista desde la convicción de su falibilidad, de que lo que expresa será criticado, tergiversado, troceado, destrozado, pisoteado. Esperar que todas nuestras palabras sean aceptadas sin protesta, sin oposición alguna, acaba resultando un peso demasiado difícil de soportar para los demás. Y especialmente para nosotros mismos.

Carlos Cachón

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>