0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

No es difícil en épocas de crisis soportar los rigores de la austeridad. Convenciéndose de que se trata de algo temporal. Sólo cuando se prolongan esas privaciones se vuelven asfixiantes. Pero entonces uno puede convencerse de que ahí está el verdadero desafío y disfrutar sintiendo el orgullo de ver cómo se superan las dificultades. Ese es justo el punto en que surge el engaño de la satisfacción del sufrimiento, en que uno puede traicionarse pensando que lo que hace disfrutar no es lo que produce placer sino lo que lo niega.

Carlos Cachón

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>