0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Podrían distinguirse tres tipos de escritores según el uso que hacen de la cita. El erudito, con una vasta cultura, que es capaz de apoyar sus argumentos con préstamos de todas las procedencias; siempre una cita para cada argumento. El falsario, inevitablemente una diferente preparada específicamente para apoyar sus palabras, extraída con frecuencia de lo que leyó la noche anterior; siempre un argumento para cada cita. Y el obsesivo, que aunque conozca más, sólo recurre a dos que son capitales para él y que exprime hasta extraerles todo el jugo que puedan dar, agotando cualquier resquicio porque construyen todo su mundo; siempre una cita.

Carlos Cachón

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>