0

Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

El tipo de acabados decadentes que censurábamos en las propiedades de nuestros antepasados son en cierto modo los mismos que ahora observamos ponerse de moda. Lo que quizás nos pone de bruces ante una realidad sorprendente que ignorábamos, no detestábamos sus paredes raídas. Los detestábamos a ellos.

Carlos Cachón

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>