1

Cadaval & Solà-Morales

Cuestionario impertinente

Pregunta. ¿Rossi o Koolhaas?
Los dos y muchos más.

Pregunta. ¿Forma o función?
¿Seguimos aún con dicotomías?
P. ¿Por qué si se siguen publicando libros en los que se analiza rigurosamente la obra de importantes arquitectos se visitan tanto blogs como este donde la arquitectura se trata de forma quizás más ágil pero también más superficial?
R. La segunda parte de la pregunta responde la primera.
P. ¿Qué es un paralex?
R. El equilibrio perfecto entre ingenio y tecnología.
P. ¿Se tomaría unas copas con Llàtzer Moix?
R. Claro, ¿por qué no?
P. Desde un punto de vista económico lo más parecido que conoce a un agujero negro son: ¿las acciones de un banco español, las preferentes de ese mismo banco, presentarse a un concurso de arquitectura?
R. Con respecto a los concursos el riesgo es justificable si se conocen sus alcances. En el caso de las preferentes la mayoría fueron una auténtica estafa y nadie ira a la cárcel por ello.
P. Faemino y Cansado o Peter Sloterdijk.
R. Peter Sloterdijk
P. Belén Esteban o Zaha Hadid.
R. Ninguna de las dos.
P. Para pasar una noche inolvidable elegiría a: ¿Eva Mendes o Kazuyo Sejima?
R. Con Eva Mendes en una casa de Sejima.
P. Para la siguiente, ¿George Clooney o Le Corbusier?
R. Con Le Corbusier en la casa de Clooney.
P. Ad Reinhardt buscaba una noción de pureza estética, en cierto modo una abstracción total que culminase el proyecto moderno, en la que el arte no estuviese contaminado por elementos externos a su campo. Así llegó a realizar su serie de pinturas negras, compuesta por varios módulos de tonos apenas discernibles unos de otros, donde la emoción pictórica surgía de la ambigüedad de esas variaciones, que tenían su origen exclusivamente en el ámbito plástico y no en ninguna narrativa o funcionalidad, frente por ejemplo al cubismo que generaba la misma emoción pero a partir de la realidad, de la reconstrucción de las figuras quebradas del mundo tangible en el campo de la pintura. ¿Le dice algo esa búsqueda?
R. Que si se hacen bien ambos caminos son válidos.
P. Cuando padece de insomnio para dormirse de inmediato coge: ¿la biblia, el último artículo de Xavier Monteys, el último libro de Kenneth Frampton, la colección completa de entradas de afasia?
R. Nada supera la teletienda.
P. Quién ha envejecido peor: ¿Zumthor, Quetglas, Jujol, Sou Fujimoto…?
R. No lo sabemos aún. Suponemos que Fujimoto. Jujol seguro que no.
P. ¿Fueron alguna vez jóvenes Caruso St John?
R. Las etiquetas Jóvenes y Emergentes nos tiene hartos.
P. Si las obras culturales deben buscar siempre la originalidad, ¿de qué huimos?
R. De nada.
P. ¿Viste de negro?
R. De gris pero, ¡qué importa! Que la gente se vista como quiera.
P. ¿Se presentaría a un concurso cuyos miembros del jurado no conoce?
R. Claro.
P. ¿Pide a sus amigos que le avisen cuando son elegidos para un jurado?
R. Nunca.
P. ¿Qué arquitecta proyectó la vivienda de Judit Mascó?
R. No lo sabemos.
P. ¿Organizaría un Gran Hermano de arquitectos?
R. No.
P. ¿Lo presentaría Mercedes Milá?
R. No.
P. En uno de los habituales artículos de David Cohn sobre el vacío, aparecido no hace mucho en El País, reclamaba para España una tradición que frente a los excesos modernos de Le Corbusier había sabido apostar por el rigor, lo que inevitablemente conducía hoy a arquitectos que en vez de dejarse arrastrar por lo espectacular sabían resolver con extrema competencia, por ejemplo, encargos de viviendas de protección oficial. ¿Es lo pequeño el método más directo para alcanzar lo insustancial?
R. Lo insustancial no tiene escala. Y lo pequeño, de por sí, no establece un método; el retorno a los orígenes es muchas veces incoherente con el conocimiento y la tecnología del presente.
P. Si vivimos en la sociedad del espectáculo, ¿por qué todo es tan aburrido?
R. Cada quien decide si se aburre o no. Todo es cuestión de hacer un esfuerzo por evitar saturarse.
P. ¿Le gusta que le hagan preguntas en las que no sean necesarios los signos de interrogación?
R. Mmm, no sabemos. Quizá ¿no?
P. Lo anti-icónico es, ¿una religión oriental, una compleja figura geométrica, un perfecto caballo de Troya para devolver la arquitectura a su condición más reaccionaria?
R. Lo anti-iconico es una reacción a los excesos. y a su vez el nuevo icono.
P. ¿Existe arquitectura más icónica que la que practican los seguidores de Rossi?
R. Suponemos que los seguidores de Hadid lo llevan peor.
P. Si fuese un arquitecto sin éxito, ¿se haría profesor de proyectos, se dedicaría a comisariar exposiciones, fundaría un blog?
R. No somos arquitectos de éxito. De cualquier forma hay que decir que la idea de éxito es el mayor engaño de la sociedad contemporánea. La pretende dividir en buenos y malos, en vencedores y vencidos, en los que lo consiguieron y los que no. Nada más falso y distorsionador. Con respecto a la segunda parte de la pregunta: La idea del arquitecto tan solo como proyectista “de éxito” es reduccionista y absurda, si queremos una profesión fuerte y útil hay que ampliar nuestro ámbito de influencia. Sea como críticos, políticos o profesores. Todos somos igual de importantes.
P. Según Žižek: “La moda de los pantalones vaqueros lavados a la piedra, por ejemplo, resuelve imaginariamente los antagonismos de clase al ofrecer un tipo de prenda de la que pueden disponer tanto los que están “abajo” como los que están “arriba”. Los estratos altos llevan este tipo de pantalones con objeto de parecer solidarios con los estratos populares, mientras que los miembros de los estratos populares los llevan para parecer miembros de los estratos altos. Así, cuando los miembros de los sectores sociales más bajos llevan esos pantalones vaqueros, la coincidencia aparentemente directa entre el estatus social (la pobreza) y el vestido (pantalones gastados, rotos) enmascara una doble mediación: están imitando a los que imitan el aspecto de una clase trabajadora popular imaginaria…”. ¿Tras las continuas llamadas a la austeridad del presente se esconde la misma banalidad que en su día puso de moda los tejanos rotos?
R. ¡Sin duda! Lo dicho: en busca de un nuevo icono pero que sea políticamente correcto. Lo importante es que se vea barato y earthly, no que realmente lo sea. De cualquier forma esto va por países o continentes si se quiere, En nuestro caso el hecho de trabajar en dos contextos al mismo tiempo nos fuerza a definirnos. ¿Nos apuntamos a una moda o la otra?, ¿ y si mejor intentamos no apuntarnos a ninguna de las dos?., seguro alguien puede argumentar que tomamos lo peor de las dos.
P. Desde ese punto de vista, ¿es lo pueblerino la última moda en arquitectura?
R. Pueblerino, neo-rural, artesanal… en una sociedad basada en la industrialización y con los precios de la mano de obra disparados…
P. ¿Preferiría no hacerlo?
R. ¿No hacer qué?
P. Si la unión hace la fuerza, ¿cuántos newtons produce el colectivo de arquitectos?
R. Muchos más de los que los arquitectos creemos. Ayudamos a construir junto con mucha otra gente los espacios donde vivimos. Cuestionar la profesión es indispensable pero renunciar a su diciplinariedad no solo es estúpido sino también un acto de soberbia. ¿Qué pasaría si los dentistas o los camareros renunciaran a su profesión por una crisis de identidad? ¿Quién te sirve una caña o te quita el dolor de muelas? Pero claro, como los arquitectos somos tan guais sino resolvemos todos los problemas del mundo de golpe nos sentimos inútiles.
P. Que las teorías visionarias de Archigram hayan derivado en edificios tan pragmáticos y posibilistas como los producidos últimamente por Norman Foster, Renzo Piano, Zaha Hadid o Richard Rogers, ¿cree que es indicativo de que el único lugar para la utopía es el papel?
R. La utopia es indispensable para seguir avanzando. Dicho esto intentar llevarla a la realidad no está mal. A nuestro juicio casi cada uno de los autores mencionados tiene al menos un edificio casi tan visionario como los dibujos de Archigram.
P. ¿Le dice algo que el término vernáculo empiece por ver y acabe por culo?
R. No.
P. ¿Quién ha sido el último ganador del Pritzker?
R. Toyo Ito. Suponemos que el jurado no vino a Barcelona.
P. Y, ¿el primero?
R. Antes de buscarlo en internet: Philip Johnson, despues…. Philip Johnson, uff salvados.
P. ¿Son los blogs, frente a los medios tradicionales, con su necesidad de favorecer no tanto la calidad como la cantidad -puesto que sus ingresos dependen del número de entradas visitadas y no de su contenido- un claro ejemplo de fruto de la sociedad del espectáculo?
R. No necesariamente.
P. Le pone más la pendiente del cementerio de Malmö o el óculo del Panteón.
R. El óculo del Panteón
P. ¿Por qué?
R. Porque lamentablemente el cementerio de Malmö aun no lo hemos visitado.
P. ¿Una sombra o dos líneas rectas intersecándose en un plano?
R. La sombra de una palapa en el Pacífico mexicano con una cerveza en la mano.
P. En un momento de auge del minimalismo Baumschlager – Eberle afirmaban: “En una traducción del alemán, arquitecto significa aquel que dispone las cosas juntas, no quien las inventa. A través de este proceso de poner las cosas unas junto a otras se crea una cualidad nueva, pero no se inventa nada singular. Al final, el trabajo del arquitecto consiste en disponer esta cosas”. Y: “En el despacho suelo comentar con nuestros colaboradores que no me interesan las líneas; ¡no hagáis líneas!; las líneas no existen en arquitectura. Todo está construido con un material concreto, todo tiene un grosor y un peso determinado.” ¿Materia o concepto?
R. Las obras que nos gustan tienen las dos, pero si tenemos que escoger una nos quedamos con concepto. Es mejor ver un concepto mal materializado, que un material sin motivo.
P. El arquitecto cuando actúa como cliente de grandes corporaciones comerciales, que tienen perfectamente estudiado el funcionamiento de sus negocios -supermercados, restaurantes, oficinas- y saben mejor que él cómo han de ser configurados, se ve limitado prácticamente a lidiar con la envolvente, ya que no puede aportar nada a la configuración/organización espacial. ¿Tratar con técnicos competentes es una buena excusa para que el arquitecto renuncie a la configuración del espacio?
R. No. No nos gusta la cita e intuimos de donde viene. Tratar con técnicos competentes es una maravilla. No solo no te hace renunciar a la configuración espacial, te da mas herramientas para hacerlo.
P. ¿Uno funda un despacho de arquitectura como consecuencia lógica de haber pasado el mal trago de haber sido empleado por otro arquitecto?
R. Lo importante es seleccionar bien para quien trabajas. Nosotros no pasamos ningún mal trago. Aprendimos un huevo, nos divertimos mucho. Vivimos en otras ciudades e hicimos proyectos a los que es muy difícil acceder. Nuestro trabajo actual es deudor de toda la gente que nos formó y los despachos donde trabajamos fueron unos de ellos.
P. La biblioteca de Hans Scharoun: A tiene demasiadas esquinas, B siguiente pregunta, C tomarse un tripi de vez en cuando no está mal.
R. El edificio es una maravilla, pero además siempre está abierto, se puede entrar de gratis y no tienes que esperar al día del tour para visitarla como a su vecino del mismo autor. ¡El tour por supuesto es a la hora que sale tu avión de regreso!. Por su programa es el edificio más activo del complejo. No todo son formas; los edificios son importantes por lo que hacen.
P. ¿Madrid o Barcelona?
R. Las dos. Vaya, vaya aquí no hay playa… nada más por tocar los cojones.
P. ¿Futuro o pasado?
R. Futuro.
P. ¿Existe el sur?
R. Tambien el este y el oeste.
P. Si los renders suponen una vuelta innecesaria a las cuestiones superficiales en la arquitectura, un desprecio a su vertiente conceptual, ¿por qué nos hemos pasado la vida haciendo maquetas?
R. Justamente por eso.
P. ¿Qué opina de alguien que no lee a Deleuze porque su escritura le parece difícil?
R. Que debe darle tiempo e internarlo de nuevo. No hay que satanizarlo. Hay muchos que lo citan y nunca lo han leído o no lo entienden.
P. ¿Quién diseñó la puerta de acceso del proyecto para la Ampliación Museo del Prado realizado por Rafael Moneo?
R. Cristina Iglesias.
P. ¿De qué murió su marido?
R. No importa de que murió. Sí el trabajo que hizo.
P. Seguramente ningún ensayo refleja mejor que “Complejidad y Contradicción en la Arquitectura” de Robert Venturi el ideario de la arquitectura actual. ¿Por qué si la teoría de Venturi es tan acertada su obra resulta tan fallida?
R. Buena pregunta. Quiza Eisenman tiene la respuesta.
P. ¿Si cuando estudiaba le hubieran explicado lo que significa ser arquitecto se hubiese metido en este lío?
R. Sin duda, pero nosotros hemos tenido suerte. Es difícil ver el panorama actual y entender que nuestros estudiantes no las tienen todas con ellos. Te hace plantearte muchas cosas fuera del cliché de formar otro tipo de profesional y demás, que sí, pero en Europa este momento ni para el otro tipo de profesional hay trabajo, no hay que engañar a la gente. Hay muchas cosas de esta formación que nos gustan y que no tienen necesariamente que ver con la profesión.
P. ¿Arrasaría el centro de París?
R. Ni de coña. El urbanismo moderno es muy fallido en muchos aspectos y sin embargo hay muchas escuelas que lo siguen enseñando. San Le Corbusier inmaculado hace mucho daño.
P. ¿Para ser un arquitecto español de talento es necesario morirse antes de cumplir los 50?
R. El trabajo de mucha gente prueba lo contrario. Pero tenemos que decir que no creemos en la palabra Talento.
P. Forma parte de la naturaleza del arte poner en cuestión sus propios principios lo que la convierte en una disciplina con una componente conceptual clara. ¿Uno de los problemas de la arquitectura es no cuestionarse constantemente qué es la arquitectura?
R. Seguramente sí.
P. ¿Pensar es sospechoso?
R. Para nada.
P. Debord en su formulación de la teoría de la deriva citaba a Chombart de Lauwe explicando que “presenta en la misma obra -para mostrar la estrechez del París real en el que vive cada individuo… un cuadrado geográfico sumamente pequeño” el trazado de todos los recorridos efectuados en un año por una estudiante del distrito XVI, que perfila un triángulo reducido, sin escapes, en cuyos ángulos están la Escuela de Ciencias Políticas, el domicilio de la joven y el de su profesor de piano. En lo que configura una imagen, aparentemente precisa, del aburrimiento. ¿Es esa la mejor crítica que se le puede hacer al funcionalismo?
R. La cotidianeidad no significa necesariamente aburrimiento, el funcionalismo puro seguramente sí.
P. ¿Es el estilo el gran enemigo de los arquitectos? Cuando uno piensa en la forma en que muchos despachos se desploman llegada su madurez a base de repetir fórmulas aprendidas, ¿cabe preguntarse si es mejor no saber cómo hacer las cosas?
R. Es difícil entender por qué alguien que hacía tan bien su trabajo deja de hacerlo con tal de hacerlo más veces. Quizá es un problema de economías de escala o de pensar que haciéndolo más se es más útil. Intuimos que parte del problema está en el mundillo construido alrededor de la fama. Si un científico deja su laboratorio y se la pasa de tour dando conferencias y viviendo del cuento con el argumento de que está consiguiendo fondos para sus investigaciones, éstas se van al garito y las ratas de su laboratorio se mueren.
P. Le molesta que los medios publiquen edificios sólo por el nombre de su autor.
R. Nos molestan los efectos que eso tiene y los medios que lo hacen y se jactan de no hacerlo.
P. Y para pasar una noche inolvidable transcurridos treinta años desde este momento elegiría a: ¿Eva Mendes o Kazuyo Sejima?
R. Cenar en casa con las dos. Invitamos a Clooney y brindamos por Le Corbuiser.
P. Después de una reunión de una hora con un cliente, ¿pediría permiso para bajar a comprar tabaco y diría: ahora vuelvo?
R. Hemos tenido la suerte de no toparnos con ningún cliente pesado. O eso, o somos suficientemente flexibles para entender sus preocupaciones. Esperemos no tener que corregir esta respuesta en un par de años.
P. Publicita todos los edificios que construye.
R. Si la pregunta es si tenemos obra “B” o que hacemos cosas en las que no creemos por dinero la respuesta de forma rotunda es NO. Las cosas malas nuestras que ven por ahí, según nosotros nos quedaron bien,
P. Hilberseimer creía que las dos corrientes dominantes de la arquitectura moderna del XIX, la que consideraba el estilo como una cuestión de forma en que las configuraciones pasadas podían ser readaptadas al presente y la que entendía que esas nuevas formas podían inventarse de la nada, se superaban mediante el proyecto moderno que las ataba al espíritu del presente. Hoy más que una superación de ambas esa tercera vía parece simplemente una alternativa más. ¿Se siente cómodo en alguna de las tres?
R. Habrá una cuarta y una quinta vía, la cosa seguirá evolucionando y qué bueno que así sea.
P. Su mayor decepción como arquitecto.
R Que es mucho mas difícil cambiar las cosas de lo que parece.
P. Teniendo en cuenta que el hombre desciende del mono, ¿le parece una evolución lógica que la arquitectura tienda a lo sostenible?
R. Lo que parece una aberración es que haya dejado de serlo.
P. A quién quiere más, ¿a su hijo o a su último edificio construido?
R. Cualquier gente que tenga un hijo responderá lo mismo… pero como joden a veces…
P. Si la razón del arte es no cumplir ninguna función, la de la arquitectura es…
R. Cumplir muchas.
P. ¿Conoce algo más kitsch que revestir pavimentos de suelos y escaleras de edificios contemporáneos con baldosas cerámicas decorativas?
R. Seguramente no, pero competir con los enanitos de cerámica es difícil.
P. Esther Ferrer ha dicho alguna vez: “Nunca he tenido especial interés en llevar a cabo mis proyectos en un espacio físico a gran escala, si la maqueta funciona para mí la obra está hecha. Si no puedo realizarla en un espacio real no pasa nada. Lo que me interesa es el proceso.”. ¿Tiene madera de arquitecta?
R. Hay espacios para todo. En nuestro caso una vez que probamos la droga del espacio construido es difícil desengancharse.
P. ¿Por qué obra se hicieron famosos en España Roland Berger y Oliver Wyman?
R. No lo sabíamos, ahora que lo hemos buscado en internet estamos avergonzados de nuestra ignorancia.
P. Si le dieran la oportunidad de ser el entrevistador, ¿qué pregunta haría?
R. ¿Me lo dice en serio o de coña?
P. ¿Si los telediarios estuviesen dirigidos por blogueros su contenido consistiría en una sucesión de recortes fotocopiados de la prensa diaria?
R. Cualquier cosa sería mejor que la vergüenza de los telediarios actuales de TVE. Un acto de incivismo y un ejemplo de que España es mas república bananera de lo que se cree.
P. Forma vs función, materia vs abstracción, contexto vs concepto, regionalismo vs espectáculo. En la arquitectura, como en otros campos, es frecuente el enfrentamiento entre pares opuestos. ¿Por qué los defensores de uno de esos opuestos somos siempre aquellos que más interesados estamos en que se imponga? ¿Si uno se siente seguro de sus ideas no debería ponerlas en cuestión constantemente?
R. Nosotros nunca estamos seguros de nuestras ideas y por eso nos gusta contrastarlas.
P. ¿Esta entrevista la ha contestado usted o su secretaria?
R. Nosotros.
P. ¿Qué pregunta de las anteriores se niega a responder?
R. Respondimos todas, alguna eran muy largas. ¡Chomsky los mataría!
P. ¿Qué fue de su agria polémica con Carlos Arroyo?
R. Acabó a golpes. Ganamos nosotros. Dos contra uno y además él estaba borracho.

One thought on “Cadaval & Solà-Morales”

  1. Futuro y pasado, para vivir con plenitud el prrsente. Y Deleuze? Bueno, le habría contestado al (a la) periodista, parece que usted ha leído muy bien a Pierre Bayard, sobre todo su "Cómo hablar de los libros que uno no ha leído"

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>